lunes, 29 de mayo de 2017

Los cinco ballets clásicos más eróticos de la historia


A lo largo de la historia de la danza y el ballet, numerosas coreografías han resultado ser de todo menos inocentes, desplegando tal cantidad de erotismo y sensualidad que no pocos asistentes a sus representaciones se han visto transportados a un estado que les ha provocado cierta excitación.

Bien por la sensualidad de los movimientos de los bailarines, por la trama del ballet o por una combinación de los dos, en ocasiones los ballets son tanto o más sensuales y eróticos que ciertas películas de contenido ligeramente subido de tono. Basta con entrar en internet y consultar los videos porno gratis  http://www.videospornogratisx.net/categorias/ para entender de lo que estamos hablando.



Las escenas de danza más eróticas de la historia

Las escenas eróticas en ballets no se dan sólo en piezas modernas. A lo largo de los últimos dos siglos, no pocas coreografías y ballets con tintes eróticos pertenecientes a piezas de música clásica han sido representadas por todo el mundo, sobre todo en Europa y Estados Unidos. En la red arrasan los videos pornos de maduras como hemos explicado anteriormente, son tendencia en este 2017.

A continuación están las que se puede considerar que atesoran un mayor nivel de erotismo:

-    La Bacanal de Sansón y Dalila, de Camille Saint-Saëns - En esta opera, un auténtico canto a la seducción y al placer del erotismo, se cuenta la historia del forzudo Sansón, el líder de los israelitas, y Dalila, que lo traicionará revelando a sus enemigos el secreto de su fuerza. Quizá la parte más subida de tono es la escena final, la Bacanal, en la que se lleva a cabo una danza ritual dedicada al dios del vino y el placer.
-    Dafnis y Chloé, de Maurice Ravel - Dafnis y Chloe está considerado uno de los ballets más románticos jamás compuestos. La obra, protagonizada por dos pastores, ya demuestra su nivel de sensualidad casi desde el principio, cuando ambos protagonistas se conocen y descubren el amor por primera vez. Más adelante se embarcan en un juego de rol, en el que Dafnis adopta el papel del diós Pan, y Chloe es del la ninfa Syrinx, objeto de los deseos del dios Pan. Tras perseguir a la ninfa, ambos protagonistas viven su amor con ternura, para que después se ponga en marcha una orgía expresada a través del baile.
-    Escena del balcón de Romeo y Julieta, de Prokofiev - Esta partitura, compuesta como ballet por su autor, no pudo representarse como tal hasta 1940, cuando el ballet Bolshoi, que históricamente se había negado a representarla por considerarla como algo imposible de bailar, accedió por fin a hacerlo. De todas sus escenas la del balcón es quizá la más romántica y la que ofrece mayores tintes de erotismo.
-    Preludio a la siestas de un fauno, de Claude Debussy - Esta partitura clásica se transformó en ballet en 1912, cuando el famoso bailarín Nijinsky creó su coreografía y ocupó su papel protagonista. La obra puso música a un poema de Mallarmé, protagonizado por un fauno que va tocando su flauta por un bosque y se va excitando a medida que va observando a las ninfas y náyades que lo pueblan, para después entregarse a un sueño plagado de visiones.
-    La Danza de los Siete Velos de Salomé, de Richard Strauss - La culpa del erotismo en esta pieza no es precisamente de su autor, puesto que Strauss pedía siempre que el baile fuese completamente decente. Los culpables de la sensualidad de esta pieza han sido siempre los coreógrafos que la han producido, y que muchos han transformado en un baile capaz de sacar los colores a muchos de los asistentes a su representación.

1 comentario:

  1. Tremendous issues here. I am very glad to peer your post. Thanks a lot and I'm having a look forward to touch you. Will you kindly drop me a mail? gmail sign in

    ResponderEliminar